Contenido Inapropiado

Eli Neira

Contenido Inapropiado

Algunos apuntes sobre posporno

por Eli Neira 

“La pornografía es como un espejo en el que nos podemos mirar. A veces lo que encontramos ahí, no es muy lindo de ver, y nos puede poner muy incómodos…” Annie Sprinkle, Hard Core from the Heart 2001. 

“El porno se hace con carne humana, con carne de actriz…” Virginie Despentes, Teoría King Kong.   

Vivimos en sociedades completamente pornográficas donde nuestros cuerpos son sistemáticamente usados y abusados día y noche. Desde que suena ese maldito despertador hasta que nos tomamos la pastillita para dormir un sueño farmacológico, NO SOMOS NUESTROS. No nos pertenecemos. Solo existimos en cuanto valor de uso. No tenemos valor ontológico. Es decir no valemos porque si, valemos según lo que producimos y consumimos. Y producimos en directa relación según cuanto nos dejamos abusar. A mayor abuso, mayor producción. Esa es la cruel ecuación. Maquinales, nos abusa el sistema, nos abusa el jefe y si no tenemos jefe, nos autoabusamos. Nos abusan los amigos y los enemigos. Nos abusan los maridos, las esposas, los novios, las pololas, los hijos, los hijos de los hijos. Nos abusa el vecino, el perro y el gato en una interminable cadena de usos y abusos que hacen posible que la moledora de carne funcione y que las cifras macroeconómicas no decaigan, para así seguir enriqueciendo a un puñado de hijos de puta que están en la cima de todo esto. Súmale el hecho irrefutable de que en nuestros países latinoamericanos el abuso es y ha sido la piedra fundacional de nuestras repúblicas, pobladas a fuerza de patada y fusil, a través de la sistemática violación de la población femenina indígena obligada procrear la descendencia mestiza (es decir la descendencia esclava) del colonizador. Vivimos en sociedades depredadoras, ecocidas, altamente inconscientes. Nos mandan a la guerra, nos meten pesticidas en nuestros alimentos, nos enferman de cáncer y de sida. Luego nos venden el remedio y nos piden que vayamos a misa a agradecerle a un tipo clavado en una cruz el que nos sigan crucificando. ¿Eso no es pornográfico? ¿No es acaso un “uso” pornográfico ( y sádico) de los cuerpos? La historia de la iglesia católica es la peor película de terror que la humanidad haya podido concebir. Está llena de sangre, asesinatos, incestos, mentiras, violaciones, abuso de menores y las más abyectas operaciones para acumular poder y dinero. Poder financiero, poder bélico y poder de muerte. ¿No es acaso el porno una canción de cuna al lado de lo que se cuece en el vaticano? Y resulta ahora que la imagen de una teta o una concha es contenido inadecuado en las redes sociales. Tan inadecuado que vale todo un sistema de delación y censura. Tecnología puesta al servicio de los grupos de poder y su hipocresía. ¿Se han preguntado por qué una concha pelada en facebook es tan peligrosa? Un cuerpo resignificando su sexualidad es intolerable porque hay poder en ese cuerpo, poder y consciencia recuperado. Y pareciera que al totalitarismo de mercado le es inadmisible cualquier redistribución del poder. De eso se trata el posporno, se trata de la recuperación de nuestra propia sexualidad y de la representación de la misma. Representación que ya no existe en función de los valores de la sociedad patriarcal, sino en función de otras narrativas, no heteronormativas ni reproductivas, sino mitológicas, subjetivas, pansexuales, libertarias. El posporno es el intento de volver a hacer con nuestros cuerpos la propia historia. También es recuperar la voz y el nombre. ¿Cuál es la diferencia entre el porno y el posporno? Simple, el porno es una industria cultural cuya finalidad es vender un patrón de sexualidad (pautas ideológicas, roles y estereotipos) que reproduce la matriz de pensamiento dominante, patriarcal, reproductiva, capitalista. El posporno es el refrito critico de todo eso. Algo asi como el erupto o el porno vomitado luego de una indigestión. Es la respuesta contracultural de sexualidades sublevadas que intentan recuperar para si, su propio poder de representación y su potencia erótica. No puedes hacer pos pornografía sin haberte sentido sujeto pornográfico en algún momento. Si la pornografía es violenta la pos pornografía será igualmente violenta cual doble invertido, pero su violencia será diferente, será una violencia crítica, una violencia ultraconsciente y por lo tanto ontológicamente creadora de conocimiento. Si el posporno es o no digno de ser llamado arte, no es un asunto a discutir. Al menos a mí, eso no me interesa. El posporno es contracultura y es activismo. Difícilmente una academia colonizada que pontifica lo que es y lo que debe ser, podrá hacerse cargo de esta fuerza social que surge de cuerpos conscientes y activos cuyo hacer, censurado y marginal es revolucionario y liberador. 

Fotografías

Desayunos profanos

¿Cuánta intimidad puedes leer en una escena cotidiana cuando los protagonistas de esa escena son cuerpos disidentes? cuerpos cuya representación se oculta como contenido apócrifo de nuestra cultura. Porque la familia heteronormada – reproductiva es sagrada y es el
núcleo de nuestra sociedad, según reza el texto con que inicia la Constitución de Jaime Guzmán y que tanto nos está costando sacarnos de encima. ¿Qué sucede con los cuerpos que escapan a ese ordenamiento?

Así, un desayuno con medicamentos en la mesa, entre trabajador@s sexuales, migrantes, con nalgas a la vista, con el fantasma de SIDA flotando en la aire y en las células, nunca será un desayuno cotidiano porque supone una ruptura visual, casi grotesca con la escena que nos acostumbraron a ver, de la madre, el padre y los hijos sentados a la mesa con pan calientes saliendo del horno que la abnegada madre ha cocinado por la mañana.

La perfecta erección en un cuerpo joven que se mira narcisista en un espejo, en medio de una habitación sencilla y desordenada, como un fauno en una favela, ¿De qué tipo de desayuno nos habla?

Hay rebeldía en hacer una galería con imágenes de la cotidianidad de estos cuerpos desobedientes. ¿Por qué no podrían ellos también ser hermosos y deseables? Yo veo belleza en esas escenas que ocurren a mi alrededor y me propuse fotografiarlas (y dejarme fotografiar) de la manera más honesta posible, con mi celular y con el acuerdo que existe en el vínculo.

Mis fotografiados no son modelos, no les pago para posen, yo tampoco soy modelo, nunca me han pagado por posar. No hay estudio ni luces, solo momentos que van ocurriendo en mi vida. Momentos que me deslumbran con una belleza extraña, una belleza profana que jamás será motivo de la publicidad y que habla de la libertad que nos damos fuera de las normas para vernos a nosotros mismos como estrellas cotidianas de una galaxia profana.

Collages

Performances

Luna Roja
Eli Neira – Gustavo Solar
2016
Luna Roja corresponde al segundo trabajo en dúo con Gustavo Solar donde exploramos el lenguaje del postporno a través de la sangre menstrual y el uso del dildo en la cabeza. La acción se realizó en el marco del Festival Internacional de Performances Helice, en la ciudad de Quito, Ecuador.
Me desnudo para ti
2015
Corresponde a una pieza realizada en Valparaiso en galería Gálvez Inc. donde trabajo con mi sangre menstrual y una polera con la leyenda Soy VIH positivo, para traer a escena una reflexión sobre el fantasma del SIDA y su tabues.
Tan dichosa y tan feliz
2016
Consistió en un performance realizado en dúo con Irina Gallardo en homenaje a Hija de Perra el segundo aniversario de su  muerte. En esta pieza trabajamos con nuestra orina en recuerdo al trabajo con los fluidos en la obra de la Perra.
Acción Cleopatra
2003
Corresponde al primer desplazamiento hacia el video performance que realicé a partir de los poemas del libro Abyecta. Se exhibió por primera vez en la Instalación multimedia Abyecta Poesía en Expansión en el Centro Arte Alameda durante enero del 2003.

BIO

(1973, Santiago de Chile)

Elizabeth Neira es artista de performances, licenciada en comunicación social, escritora y activista
feminista. Desde el año 2000 ha desarrollado un trabajo transdisciplinario donde fusiona la
literatura, el arte de acción, el activismo, la música, el video y la producción de arte
independiente. Con esta propuesta ha participado en festivales de poesía y performance en Chile y
el extranjero. Su literatura ha sido publicada en numerosas revistas y antologías de habla hispana.
Ha publicado libros de poesía, cuentos y ensayos por todo el continente. Asi como también ha
realizado talleres de poesía y de arte de acción en varios países de América Latina. También ha
organizado encuentros de poesía y performance como productora de arte independiente y desde
el 2016 coordina el proyecto CasAcción en Valparaiso Chile.
Ha colaborado con numeroso artistas y colectivos en Chile y América Latina, tales como Gustavo
Solar, Pacha Queer, Hija de Perra e Irina Gallardo, Nadia Benavides, Valeria Cini, el colectivo de
arte feminista AMAPU Las Amazonas del Puerto, entre otros.
De su trabajo ha dicho:
“Mi trabajo es una suerte de bitácora de viaje por un cuerpo – territorio colonizado por ideologías,
religiones, prácticas políticas fracasadas y contradictorias con una memoria ancestral y rebelde
que se niega a ser borrada. El arte ha sido en este viaje una herramienta para desentrañar,
comprender y descolonizar este cuerpo, como un minucioso trabajo de arqueología personal.
En lo formal, mi trabajo está compuesto por capas y capas de saberes y prácticas que en algún
momento han llegado a mí por caminos tan diversos como apócrifos. Como un hambriento animal
antropófago, al modo de Oswald de Andrade, todo me nutre, todo me sirve y todo puede
convertirse en obra. El resultado ha sido la construcción de una identidad Ch´ixi (a decir de Silvia
Rivera Cusicanqui) o manchada, mestiza, un compendio de atributos no puros y de técnicas
híbridas. Es el hambre y no la vanidad lo que me mueve”

Trabajos de la autora en:
https://vimeo.com/user7469997
http://elizabethneira.blogspot.cl
http://videoselineira.blogspot.cl

CONTACTO

info@judasgaleria.cl |  Gálvez 167, Valparaíso | +56 9 8290 3837 / +56 9 8534 1812